El Gobierno difunde junto al CERMI consejos para evitar accidentes en las playas

| Imprimir |

El Gobierno de Cantabria ha editado junto al CERMI Cantabria un folleto, adaptado a personas con discapacidad, que contiene medidas preventivas para evitar accidentes en las playas. El folleto, también publicado en formato estándar, está elaborado siguiendo los parámetros de lectura fácil y cuenta con un código QR que lleva a un vídeo explicativo en lengua de signos.

Según ha explicado el consejero de Presidencia y Justicia, Rafael de la Sierra, se trata de un paso más en el firme convencimiento de su Consejería de hacer los servicios de emergencia y protección civil accesibles para todas las personas. Son organismos “muy importantes”, ha dicho, porque “de ellos depende nuestra seguridad, y tenemos que hacer llegar sus acciones preventivas a cualquier cántabro, al tiempo que también el total de la población tiene que estar en disposición de poder avisar al 112 en caso de necesitarlo”.

En este sentido, ha recordado la reciente puesta en marcha de una aplicación móvil, ‘112 Accesible’, para atender a personas con discapacidad auditiva a través de pictogramas, y ha puntualizado que ya se está trabajando con el CERMI para extender los beneficios de esta app a aquellas personas que, sin tener una discapacidad auditiva, presenten dificultades para la comunicación telefónica.

En la última acción inclusiva puesta en marcha, se recogen medidas a llevar a cabo antes de ir a la playa, como consultar los partes meteorológicos, buscar información sobre las mareas, comprobar los arenales que ofrecen servicios de ayuda a personas con discapacidad o aquellos que más se adapten a las necesidades de cada persona; y descargar la aplicación gratuita My112 que ofrece al Centro de Gestión de Emergencias del Gobierno los datos del usuario y su geolocalización en caso de que efectúe una llamada de solicitando ayuda.

También es objeto del folleto qué hacer una vez que se ha llegado a la playa deseada. Para pasar un día tranquilo se recomienda leer los carteles informativos; localizar los puestos de socorro; fijar puntos de encuentro por si alguna persona se pierde; que los niños estén siempre bajo supervisión; extremar la prudencia con flotadores y colchonetas, ya que pueden alejarnos de la orilla; o evitar la exposición directa al sol en las horas centrales del día, entre otras sencillas acciones.

Para el baño el Gobierno y el CERMI instan a respeta las banderas, a meterse al agua poco a poco, evitando cambios bruscos de temperatura corporal, y a bañarse únicamente en playas en las que haya socorristas, en horario de vigilancia.

Si hubiera oleaje y viento fuertes se recomienda no te acercarse a acantilados, diques, barras o áreas peligrosas; aparca en lugares a los que no puedan llegar las olas; no practicar deportes de acuáticos; no sacar fotos desde zonas peligrosas, y, aunque la bandera lo permita, no bañarse si no hay socorrista.

Además, se ofrecen consejos para hacer frente a las corrientes. En estos casos se insiste en no bañarse si se sabe que hay corriente; si se entra en una se aconseja nadar de manera perpendicular a esta, nunca en su contra; si al bañista le cuesta salir del agua se insta a mantener la calma, a no cansarse, a flotar en vez de nadar, y a intentar hacer señales.

En último término se explica como hacer una llamada en caso de necesitar ayuda. Se pide a los usuarios mantener la calma, en la medida de lo posible; marcar el 112; explicar la situación de manera clara y sencilla; atender y responder a las preguntas de los gestores; y quedarse en el lugar hasta la llegada de los servicios de emergencias.

DESCARGA EL FOLLETO

VIDEO LENGUA DE SIGNOS